Bases Bioquí­micas de la Determinación de Hemoglobina Glucosilada y Lípidos
LA HEMOGLOBINA GLUCOSILADA
si55551300[1].jpg

La glucosa es la principal fuente de energía para el metabolismo celular, es una molécula rica en energía y su oxidación provee de los metabolitos para la producción de ATP (molécula altamente energética). Se obtiene fundamentalmente a través de la alimentación, y se almacena principalmente en el hí­gado, cuyo papel primordial es el mantenimiento de los niveles de glucosa en sangre (glicemia). Para que esos niveles se mantengan y el almacenamiento en el hígado sea adecuado, se precisa la ayuda de la insulina, sustancia (hormona) producida por el páncreas.
Por tanto, la determinación de glucosa en sangre (glicemia) es útil para el diagnóstico de numerosas enfermedades metabólicas, (ya sea una deficiencia de insulina que provoque un aumento de la glicemia) fundamentalmente de la diabetes mellitus.

20071222-glucosa[1].gif

Los organismos autótrofos (plantas) son capaces de sintetizar glucosa por medio de la fotosíntesis, a partir de compuestos inorgánicos; mientras que los seres heterótrofos (animales) toman la glucosa a partir de los alimentos, o bien la producen por una vía metabólica (anabólica) llamada neoglucogénesis.
La obtención de energía contenida en la molécula va a depender de la glucosa que entra a la célula a través de un transporte formado por proteínas de membrana llamadas GLUT (transportador de glucosa). De esta forma, las células de algunos tejidos, como por ejemplo el músculo y adiposo, presentan GLUT4, cuya translocación en la membrana se realiza a expensas de la concentración y activación de la cascada desencadenada por efecto de la hormona Insulina (llamados tejidos Insulino-dependientes), en cambio otos tejidos como cerebro y eritrocito (glóbulo rojo) presentan GLUT1 que permanecen expresados en las membranas de sus células, permitiendo la entrada de glucosa independientemente de la concentración de insulina/glucagon presente, esto conlleva a que en estos tejidos siempre se use la glucosa como fuente de energía indiferentemente del estado en el que se encuentre el organismo ya sea post-prandial o ayuno.

La insulina es una hormona polipeptídica de origen pancreático (producida por las células beta de los Islotes de Langerhangs), cuya concentración en la sangre (insulinemia) depende del estimulo realizado por el aumento de la concentración de glucosa en sangre luego de ingerir alimentos (estado Post-Prandial). La unión o interacción de esta hormona con un receptor específico de membrana desencadenará una cascada de eventos que va a permitir, por una parte, la entrada de glucosa a algunos tejidos insulino-dependientes y, por otra, conlleva la activación de enzimas claves para la oxidación de la glucosa, proceso llamado glucolisis que se realiza en el citoplasma de las células. Esta hormona tiene como función intentar disminuir las concentraciones de glucosa en sangre, es decir, tiene actividad hipoglucemiante.
Valores normales:

Suero o plasma: 70 - 110 mg/ dL
L.C.R.: 50 - 70 mg/ dL
Orina: No contiene, en condiciones fisiológicas normales.
La diabetes mellitus es una enfermedad que se presenta con niveles aumentados de glucosa en sangre. Existen dos tipos: La tipo 1, cuya causa es por déficit de insulina o destrucción de las células β del páncreas en la cual los pacientes son insulino-dependientes y se presenta en niños y jóvenes, y la tipo 2 se presenta generalmente en personas mayores de 40 años que presentan obesidad; se debe principalmente a la disminución en la producción de insulina o daño (mutaciones) en los receptores para esta hormona, estos pacientes no necesitan inyectarse insulina y pueden ser controlados con dietas bajas en carbohidratos.

En el organismo hay proteí­nas que de manera natural se unen a carbohidratos, este proceso generalmente es llevado a cabo en el aparato de Golgi de las células. Sin embargo, en la diabetes existe una hiperglicemia permanente, lo que puede llevar a la unión de la glucosa con algunas proteínas. En los últimos 50 años se encontró que la hemoglobina puede combinarse de manera no enzimática e irreversible con la glucosa.

La hemoglobina de los individuos sanos adultos está compuesta por tres variedades denominadas hemoglobina A del adulto (HbA), hemoglobina A2 (HbA2) y hemoglobina F o fetal (HbF). La hemoglobina A es la más abundante (97 %). A su vez, dentro de la fracción de hemoglobina A, se pueden distinguir varios grupos con distinta movilidad durante el procedimiento de electroforesis. Así­ se observan variedades de hemoglobina A de movilidad rápida denominadas HbA1a, HbA1b y HbA1c. Existen diversas combinaciones de grupos de aminoácidos y carbohidratos que dan lugar a diversas formas moleculares de hemoglobina glucosilada y así a una amplia nomenclatura. A la determinación de Hemoglobina glucosilada se la puede encontrar en la literatura con otros nombres, como por ejemplo: Índice de control diabético; HbG; Gluco-hemoglobina; A1C.

Hemoglobina glucosilada, HbA 1c

Una hemoglobina glucosilada, denominada HbA 1c se forma espontáneamente en los glóbulos rojos (Eritrocitos) por reacción de los grupos terminales –NH2 de la cadena b de la hemoglobina con la glucosa. La función aldehí­do de la glucosa forma primero una base de Schiff con el grupo NH2-terminal. A continuación se reordena formando un enlace amino cetona más estable.

Mediante una reacción espontánea (no enzimática) conocida como reordenamiento de Amadori. La concentración de HbA 1c depende de la concentración de glucosa en sangre y de la duración del estado hiperglucémico. En las hiperglucemias prolongadas puede aumentar hasta un 12% o más de hemoglobina total. Los pacientes con diabetes mellitus tienen una alta concentración de glucosa sanguí­nea, y, por lo tanto, elevadas cantidades de HbA 1c en los pacientes diabéticos se pueden utilizar para seguir la eficacia del tratamiento de la diabetes.

Tipos de hemoglobina glucosilada:

Existe la hemoglobina glicosilada (HbA1), y también la HbA1c que es más estable, es decir, no influyen en ésta los cambios bruscos en la glucemia.

Hemoglobina glucosilada (HbA1c) y glucemia en sangre:

Tabla para la hemoglobina HbA1c.

Cálculo aproximado entre hemoglobina glucosilada y promedio de glucemias en ayunas
Media de glucemias
Hemoglobina glucosilada
80 mg/dL - 120 mg/dL
5% - 6%
120 mg/dL - 150 mg/dL
6% - 7%
150 mg/dL - 180 mg/dL
7% - 8%
180 mg/dL - 210 mg/dL
8% - 9%
210 mg/dL - 240 mg/dL
9% - 10%
240 mg/dL - 270 mg/dL
10% - 11%
270 mg/dL - 300 mg/dL
11% - 12%
300 mg/dL - 330 mg/dL
12% - 13%
Promedio de Glicemias: Calificación
5-6 % 80-120 mg/dl. Excelente
6-7 % 120-150 mg/dl. Muy Bueno
7-8 % 150-180 mg/dl. Bueno
8-9 % 180-210 mg/dl. Regular
9-10 % 210-240 mg/dl. Problemático
10-11 % 240-270 mg/dl. Malo
11-12 % 270-300 mg/dl. Muy Malo

La HbA1c es la más abundante de las hemoglobinas del tipo A1. Se trata de una molécula de hemoglobina que incorporó glucosa en la porción N-terminal de la cadena beta.

Debido a que el promedio de vida de un eritrocito es de 120 dí­as, se puede analizar el porcentaje de hemoglobina que se ha glucosilado en este periodo de tiempo; esto puede brindar información sobre el nivel de glucosa en sangre en un período previo de cuatro meses. Esta evaluación tiene una clara ventaja sobre el análisis directo de la concentración de glucosa en sangre, en función de evaluar el seguimiento y control de un paciente diabético, debido a que la medición de hemoglobina glicosilada está libre de las amplias fluctuaciones que se observan durante el análisis de glucosa en sangre, las cuales dependen de diversos factores como el momento del dí­a de la toma de la muestra, el consumo de alimentos y la actividad fí­sica realizada antes de realizar el ensayo.

Existen varias técnicas que se utilizan para medir esta fracción de la hemoglobina y los diferentes métodos analí­ticos detectan diversas fracciones:


  • Procedimientos Inmunológicos (inmunoturbidimétricos)
  • Electroforesis, Isoelectroenfoque
  • Cromatografí­a:

- Cromatografí­a de intercambio iónico- Cromatografí­a de la afinidad- HPLC o LPLC
La Asociación Americana de Diabetes (ADA) reconoció la importancia de la medición de la hemoglobina glicosilada en el control de la diabetes en el año 1986, cuando recomendó el uso de dos medidas anuales de hemoglobina glucosilada para realizar el seguimiento de la patologí­a. En el año 1993 se presentaron los resultados de un trabajo conocido como Estudio de Control y Complicaciones de la Diabetes (Diabetes Control and Complications Trial o DCCT). En esta investigación se observó por primera vez que la reducción en el valor de la hemoglobina glicosilada estaba asociada con una disminución en el riesgo de desarrollar complicaciones de la diabetes a largo plazo.

Prueba de Hemoglobina Glucosilada (Hb A1c) Índice de control diabético; HbG; Gluco-hemoglobina.

HEMOGLOBINAGLICOSILADA11img.jpg

Definición: Una prueba de sangre que mide la cantidad de hemoglobina glucosilada (hemoglobina que está químicamente ligada a la glucosa) en la sangre.

Glucohemoglobina
  • Razones para el Procedimiento:
La gente con diabetes no tratada o pobremente controlada están en riesgo de tener complicaciones que incluyen daño a los ojos, riñones, corazón, nervios, pies y válvulas sanguí­neas. Hay una buena evidencia de que al controlar la diabetes a un nivel del 7 % de Hb A1c o menos disminuirá las complicaciones relacionadas a los riñones, ojos y nervios.

La prueba de hemoglobina glucosilada indica si sus niveles de azúcar han sido normales en los tres meses anteriores. Más especí­ficamente, la prueba es un porcentaje de su azúcar en la sangre durante los tres meses previos y los niveles de las dos semanas recientes influyen ampliamente en el resultado. Esta información, junto con sus resultados de su auto monitoreo de glucosa puede ayudar al doctor a determinar que tan bien está respondiendo al tratamiento o si éste necesita ser cambiado.
Entonces podrí­amos crearnos ciertas interrogantes como:

¿Para qué se realiza este análisis?
Tiene muchas utilidades, entre ellas:

- Valorar el tratamiento de un diabético , en cuanto a dosificación o cumplimiento.
- Comparar los tratamientos y pautas utilizadas.
- Medir los aumentos de glucemia en los diabéticos recién diagnosticados.
- Valorar los cambios de la glucemia en diabéticos leves.
- Individualizar los tratamientos en los diabéticos.
- Valoración de diabéticos lábiles o con grandes variaciones de su glucemia.
- Para diferenciar la hiperglucemia de los diabéticos de otras causas agudas (estrés, infarto).

  • Factores de Riesgo debidos a Complicaciones durante el Procedimiento:
Sacar sangre de una vena tiene poco riesgo. Algunas personas se les hará un moretón o una magulladura en el lugar donde se introdujo con la aguja, llamado hematoma. La probabilidad de desarrollar un hematoma es mayor en la gente que toma aspirinas u otros medicamentos que adelgazan la sangre (por ejemplo el Coumadin)
Se recoge la manga si es necesario y el sitio a picar (generalmente una vena del interior del codo o el dorso de la mano) se limpia con antiséptico. Se aplica un torniquete (una banda elástica) alrededor de la parte superior del brazo, provocando que la vena se llene de sangre. Se introduce una vena y se recoge la sangre en un tubo de ensayo o jeringa. Se desata el torniquete y se retira la aguja, y el sitio pinchado se cubre para detener cualquier sangrado. Después se envía la muestra de sangra al laboratorio.

  • Posibles Complicaciones:
- Sangrado excesivo
- Desmayo (raro) o sentirse aturdido
- Moretones (una pequeña cantidad de sangre que se acumula debajo de la piel)
- Hematoma ( una cantidad mayor de sangre acumulada bajo la piel)
- Infección (esto es raro)
- Pinchar en varios lugares para localizar la vena

  • Resultado:
La meta de hemoglobina glucosilada para una persona en tratamiento de diabetes es menor del 7%. Dado que la evidencia señala que una disminución continua en complicaciones indica a una persona normal, su doctor tal vez establezca un objetivo menor, cercano al normal o por debajo del 6%. Consulte a su doctor para saber cuál es el ­índice para usted. Si sus niveles de HbA están altos, probablemente necesite un cambio de tratamiento. Esto puede involucrar el cambiar sus medicamentos para la diabetes, aumentar su nivel de actividad física y/o modificar su dieta.
Para la gente sin diabetes los valores normales de Hb A1c varí­an del 4% al 6%. Aunque se han hecho esfuerzos para estandarizar la prueba, algunos laboratorios pueden usar diferentes técnicas. Asegúrese de saber cuál es el valor normal en su laboratorio, y si cambia de laboratorio este consciente de que esto puede ser un factor.
  • Valoración de resultados anormales

Aparecen niveles aumentados de Hemoglobina glicosilada en:
- Diabetes mellitus
- Diabetes mellitus mal controlada
- Embarazo
- Personas sin bazo

Aparecen niveles disminuidos de Hemoglobina glicosilada en:
- Anemia hemolí­tica
- Enfermedades renales
- Perdidas de sangre crónicas









Lipidos3[1].jpg
Determinación de Lípidos
Los lí­pidos son una de las principales moléculas orgánicas involucradas en el metabolismo energético, así­ como también determinan una parte importante en la estructura y función de las células que integran a los seres vivos.
La cuantificación de los lípidos es de vital importancia, ya que están directamente relacionados a patologías del ser humano como por ejemplo la ateroesclerosis.

Arteroesclerosis.

si55550977[1].JPG


La determinación lipí­dica tanto de colesterol como de TAG se realiza mediante un análisis de sangre, se toma la muestra de sangre al paciente que posteriormente será analizada en laboratorio. El paciente que será evaluado deberá llevar un estilo de vida cotidiano los días previos a la extracción, manteniendo la dieta habitual, y un peso estable durante semanas antes de la extracción. El paciente debe haber mantenido un ayuno de 10 a 15 horas previos a la extracción.
Para la toma de muestra de sangre se debe limpiar la zona donde será obtenida la muestra con algodón impregnado con alcohol, preferiblemente el antebrazo, posteriormente se realiza la punción con una aguja con jeringa tradicional o también se puede utilizar un dispositivo especial para las extracciones de sangre denominado "vacutainer" y que lleva la aguja y el cargador de sangre ya preparado.

Vacutainer

imag_bio8.JPG

Luego de ser extraída la cantidad de sangre necesaria, es enviada la muestra a analizar al laboratorio, que procederá a la separación del suero y del plasma y posteriormente para el cifrado de las fracciones de lipidos hallados en la muestra. Los métodos empleados por el laboratorio pueden ser enzimáticos o quí­micos.
Este procedimiento debe efectuarse, con previa prescripción médica, en función de las cifras que tenga el paciente, si es un paciente normal se recomienda realizarse una vez por año, si se trata de un paciente con alguna patologí­a deberá realizarse con más frecuencia.


Métodos de determinación de lípidos
(Colesterol y TAG)
  • Colesterol:El hombre está enterado de que tener alto el colesterol es malo para su salud, y aunque hay personas que saben que el colesterol se relaciona con las grasas, que obstruye las arterias y puede provocar infartos, la mayoría desconoce que se trata de un compuesto quí­mico indispensable para el funcionamiento normal de nuestro organismo, y en ocasiones piensa incluso que es una enfermedad.


colesterol[1].gif



Se le llama colesterol a un tipo de lípido (grasa) que se encuentra presente en el cuerpo humano y en todos los alimentos de origen animal.
En la sangre existen pequeñas cantidades de colesterol, una parte se obtiene del colesterol de los alimentos de origen animal que son consumidos por el hombre y otra parte se sintetiza (se fabrica) en el mismo organismo, especí­ficamente en el hí­gado y de ahí­ pasa a la sangre.
El colesterol es componente fundamental de las membranas plasmáticas las células animales; cuando una célula se divide o se rompe tiene que formar una membrana nueva y para ello necesita colesterol. Este compuesto se encuentra también en las lipoproteí­nas del plasma sanguí­neo. Además de servir como elemento estructural de muchas membranas, el colesterol es importante precursor de muchos otros esteroides biológicamente activos, como los ácidos biliares, numerosas hormonas y la vitamina D3.
El colesterol tiene otro efecto biológico, aunque sí­ negativo. Junto con otros lí­pidos puede depositarse en las paredes internas de las arterias, bloqueándolas, y llegar a ocasionar accidentes cardiovasculares como el infarto de miocardio.
Cuando aumenta su concentración en la sangre existe el peligro de que dificulte la circulación de la misma y, a la larga, produzca enfermedades vasculares graves. El nivel de colesterol en cada persona está determinado por la interacción de factores genéticos y de estilo de vida.
colesterol006[1].JPG


En la sangre hay cantidades normales de colesterol que existe bajo dos tipos principales: uno, el más abundante, unido a lipoproteí­nas de baja densidad o LDL-C (por la sigla en inglés que significa colesterol unido a low density lipoproteins) y el otro HDL-C (unido a high density lipoproteins).

colesterol005[1].JPG

colestero0051[1].JPGColesterol "malo" (LDL), que obstruye las arterias colesterol0052[1].JPGColesterol "bueno" (HDL), limpia las arterias y se lleva el exceso de LDL


Hay otra fracción que está unida, junto con otro lípido o grasa, los triglicéridos, a VLDL o lipoproteí­nas de muy baja densidad.
Las lipoproteí­nas actúan como transportadores del colesterol. Las lipoproteínas de densidad baja (LDL) enví­an el colesterol al cuerpo. Las lipoproteínas de densidad alta (HDL) remueven el colesterol del flujo sanguíneo.
Al enviar el colesterol al cuerpo y depositarse en él, el colesterol LDL-C es considerado malo ya que su exceso hace que se obstruyan las arterias del organismo ya que al ser de baja densidad quedan sus partí­culas en suspensión y éstas se van adhiriendo a las paredes arteriales, provocando enfermedades. En cambio, el HDL-C al ser considerado removedor o limpiador del exceso del LDL-C, ya que lubrica las paredes de los vasos facilitando el flujo sanguíneo, es conocido como colesterol “bueno”.
Determinación del colesterol
La determinación de colesterol es importante tanto en el adulto como en el infante. En el adulto sano, sirve para comprobar que no tenga ninguna alteración patológica y que no exista ninguna posibilidad de riesgo para en desarrollar cualquier tipo de enfermedad.
CORAZON[1].gif


En los adulto que presenta una patología o enfermedad, la determinación de lipidos ser fundamental para que le médico, lleve un control de los niveles de colesterol, para así realizar una diagnostico adecuado al paciente. En el infante, al menos que este lo necesite y con previa prescripción médica, no se debe realizar la determinación de colesterol, basta con recetarle una dieta adecuada.
Existen métodos quí­micos y enzimáticos para la determinación de dichas moléculas. Los químicos sirven para determinar el colesterol coléricamente, aunque han sido sustituidos por su falta precisión por los métodos enzimáticos, que determinan el colesterol directamente en el plasma, en unas reacciones donde los esteres de colesterol se hidrolizan, el colesterol es oxidado y el peróxido de hidrógeno resultante es determinado enzimáticamente.
  • Método enzimático: Se hidrolizan los ésteres de colesterol, seguida de la oxidación enzimática del colesterol resultante. El indicador oxidado puede medirse mediante espectrofotometría o cuantificarse por Fluorometrí­a o con un electrodo de O2 que mida el consumo de O2.

  • Método quí­mico: Se basa principalmente en la coloración, para identificar el colesterol. Se coloca ácido acético a 1 ml de solución del esteroide en cloroformo. Se añade 1ml de ácido sulfúrico concentrado. Luego se observara un tono verde-azul que significa que la prueba es positiva. El colesterol rápidamente se torna a un color rojizo.

Determinación de TAG
  • TAG: Esta determinación es recomendada, para que sea evaluado en el paciente un riesgo de enfermedad cardiovascular, sin embargo dicha determinación no suele ser solicitada, debido a que el riesgo cardiovascular está basado mayormente en las concentraciones de colesterol.


triglyc[1].JPG



La determinación de TAG es utilizada para verificar la eficacia del tratamiento pre-escrito a pacientes con aumento de las concentraciones de TAG. Estas concentraciones se depositan mayormente en células grasas (adipocitos) y constituyen un depósito de combustible metabólico. Esta determinación forma parte del perfil lipí­dico de pacientes que presentan un cuadro de diabetes, debido a que la concentración de TAG aumenta cuando no existe un control glicémico en estos pacientes. Su determinación puede ser llevada a cabo por procedimientos quí­micos y enzimáticos.
  • Método quí­mico:se basa en extraer los TAG y otros lípidos con disolventes orgánicos, luego se ai­slan los TAG, separando el glicerol de los ácidos grasos. El glicerol aislado es oxidado a formaldehido, que se determina posteriormente por diferentes métodos.


  • Método enzimático: se lleva a cabo al hidrolizar los TAG, y el glicerol obtenido se somete a reacciones enzimáticas donde se forman un compuesto denominado NADP (nicotinamida adenina di nucleótido fosfato), que se puede medir por espectrofometrí­a.



Determinación de la concentración de lipoproteínas:


En los casos en que existe un exceso de colesterol (hipercolesterolemia) o de triglicéridos (hipertrigliceridemia), se realiza un análisis de las lipoproteí­nas, es decir, proteínas que van asociadas a lí­pidos. Para poder ser analizadas, las lipoproteínas requieren una etapa previa de separación.
Existen diferentes métodos de separación:
- Por ultracentrifugación: Esta técnica permite separar las diferentes familias de lipoproteí­nas en base a sus densidades. Está basada en dos propiedades, una es la baja densidad que tienen las lipoproteí­nas respecto a otras macromoléculas plasmáticas y otra es que cada tipo de lipoproteí­na tiene una densidad diferente; así­ las lipoproteí­nas pueden ser separadas de otras proteí­nas plasmáticas y a su vez ser separadas entre ellas. Por este motivo es un método que se emplea con frecuencia.
- Por precipitación: Las proteínas precipitan en presencia de poli aniones como el sulfato de heparina o en presencia de cationes divalentes como el Ca +2, Mg +2, y Mn +2. Dicha precipitación está influida por varios factores pero se han establecido condiciones para que las principales proteínas precipiten escalonadamente, empezando por las de menor densidad.
- Determinación de la concentración de fosfolípidos: Los fosfolí­pidos (combinaciones de lí­pidos con fosfatos) son otro componente de las membranas plasmáticas. Se puede determinar su presencia en sangre por métodos quí­micos y enzimáticos. Los primeros se basan en la determinación del contenido de fósforo de los fosfolípidos. Los segundos se basan en la hidrólisis de los fosfolípidos y en la posterior determinación de algún producto de la reacción (glicerol, fosfato, etc.)




El ejercicio y los lí­pidos

Se ha demostrado que el ejercicio fí­sico constante contribuye a disminuir los factores de riesgo en lo que respecta a morbilidad y mortalidad de enfermedades metabólicas y cardiovasculares.



adicta_al_ejercicio370[1].JPG

El sedentarismo constituye el principal factor de riesgo que puede relacionarse íntimamente con la aparición de dichas enfermedades. Es por ello, que actualmente la sociedad médica ha dirigido su empeño en que los pacientes se habitúen al ejercicio diario, indiferentemente de alguna enfermedad o no.
Indicadores antropométricos asociados a morbilidad y mortalidad

  • La Obesidad:


Definida como el exceso de tejido adiposo graso en el organismo, relacionada ampliamente con la morbilidad y mortalidad de enfermedades cardiovasculares y de la diabetes tipo II. Esta se caracteriza por el aumento de peso con respecto a la talla, así­ como por un aumento circunferencial de la cintura y grasa corporal total.

obesidad2[1].JPG

La obesidad puede ser definida mediante el IMC (Índice de Masa Corporal), donde se establece que tanto las personas con bajo peso (IMC <20) como aquellas con obesidad severa (IMC>35), poseen altos riesgos de mortalidad, a diferencia de aquellas personas que presentan un IMC normal (de 20.0 a 24.9). Existen diversos métodos para la medición de la obesidad, siendo el IMC el más sencillo y más utilizado pero solo utilizable en personas sedentarias. El IMC, es la relación que existe entre el peso y la talla, donde a mayor peso con respecto a la talla, el individuo adquiere más sobrepeso y por suposición grasa corporal.
Se debe tomar en cuenta, que el IMC es un buen método para la determinación de la obesidad solo cuando se emplea en personas con í­ndices de sedentarismo. No es funcional o aplicable a todo tipo de población, ya que la ganancia de peso puede ser a favor de la masa muscular y no de la masa grasa.

GW488H258[1].JPG

Indicadores lipídicos modificables con el ejercicio


Entre estos indicadores lipí­dicos modificables, tenemos:
  • Lí­pidos en plasma
  • El C- HDL
  • Los TAG

Se estima que en personas sedentarias, que realizan luego actividad fí­sica de entrenamiento aeróbico moderado, han incrementado el C-HDL y disminuido la concentración de TAG, mientras que, en personas que continuaban sedentarias y sin realizar ningún tipo de actividad física presentan valores de factores de riesgo para adquirir o ser propensos a un síndrome metabólico altos.
El ejercicio fí­sico, promueve al aumento de la actividad y la masa de la LPL (Lipasa de Lipoproteí­nas) y disminuye la actividad de la LHL (Lipasa Hepática de Lipoproteí­nas) produciendo el aumento del C-HDL, favoreciendo al transporte reverso del colesterol.

GW743H439[1].JPG

Otro mecanismo que favorece el aumento de la concentración de C-HDL por accion del ejercicio, es el estimulo en la sí­ntesis de la apoproteína Apo A1 (proteí­na estructural de las HDL) y formación de PRE- beta1-HDL. Así­ mismo, el aumento en la actividad enzimática de la lecitina: colesterol acil transferasa (LCAT, proteí­na esterificadora del colesterol en la HDL).



Conclusiones:

  1. La actividad fí­sica y la práctica constante de ejercicio, reduce las posibilidades de padecer de enfermedades cardiovasculares.
  2. Reduce las posibilidades de contraer o sufrir del sí­ndrome metabólico.
  3. El IMC, es un indicador de obesidad que suele usarse, pero solo debe utilizarse en personas sedentarias.
  4. Para determinar la grasa corporal, existe el método antropométrico.
  5. En individuos físicamente activos y no obesos (según estudios), la concentración de C-HDL y de TAG en plasma, son indicadores importantes para detectar prematuramente el sí­ndrome metabólico. Por ello, se refleja la importancia del cuidado del peso corporal para la disminución a riesgos de padecer sí­ndrome metabólico.